Desarrollamos productos que se adaptan a tus necesidades

Por Rodrigo Álvarez Virgós

 La computación en nube lleva una década entre nosotros, pero 2011 es el año en que las empresas han adoptado la nube como solución tecnológica a sus necesidades. Echemos un vistazo a algunas cifras relativas a una tecnología que está cada vez más en auge debido a sus múltiples ventajas.

Moverá 150 mil millones de dólares en 2013

Muchas empresas empiezan a sentir la presión de subirse a la nube ("o nos subimos ya, o nos quedamos fuera"); no es de extrañar que los expertos predigan que el mercado vaya a crecer exponencialmente en un futuro próximo.

AWS garará 750 millones de dólares

Amazon.com espera ganar esta cantidad el próximo año con AWS, sus servicios web. Amazon Web Services proporciona una infraestructura en la nube muy útil para las empresas. Tanto es así, que dominan el mercado de infraestructuras como servicio desde 2006.

7 de cada 10 empresas aumentarán su presencia en la nube

Un 70% de las empresas que utilizan software cloud seguirán haciéndolo cada vez más. Muchas empresas comienzan su transición a la nube con un pequeño "estudio", sólo una parte de su infraestructura, aplicaciones o datos. Gran parte del crecimiento de la industria en los próximos años será gracias a las empresas que están contentos con su "período de prueba" y están listos para trasladar aún más sus negocios a la nube.

Al 54% de las personas les preocupa la seguridad

Es la cantidad de participantes en una encuesta realizada por LinkedIn, que citó la seguridad como su principal preocupación para la transición a la nube. No obstante, hoy en día los proveedores de cloud son capaces de llegar a cumplir con las más estrictas normas de seguridad.

De hecho, el 57% de los encuestados en otro estudio aseguró que el cloud computing había aumentado su seguridad en comparación con métodos más tradicionales como las copia de seguridad.

El 60% de la computación será virtual en 2014

En otras palabras: el 60% de la carga de trabajo de los servidores estará en la nube. Ya no trabajaremos directamente con nuestro ordenador, sino que usaremos "cajas tontas" sin apenas recursos, que volcarán la carga de trabajo sobre la nube. Es porcentaje impresionante, especialmente en comparación con 2008, cuando el porcentaje se situó en un 12%.

La virtualización en la nube tiene múltiples beneficios, entre ellos:

  • Nos ahorramos el tener que comprar y almacenar hardware, que es costoso e ineficiente.
  • Consumimos menos energía. Muchos centros han desarrollado técnicas y procedimientos para reducir el consumo. Utilizar centros de datos verdes es más ecológico que utilizar utilizar nuestros propios servidores.

Por Rodrigo Álvarez Virgós

Ojalá todos los sitios web tuviesen un diseño impresionante e innovador, cargasen a la velocidad del rayo, fuesen fáciles de usar y tuviesen unos contenidos de calidad. Lamentablemente, casi nunca es así. Entonces, ¿qué factores influyen para que nos convirtamos en visitantes habituales de un website?

"¿Qué aspecto es el que más valoras en un sitio web?" es la pregunta que planteamos hace algo más de una semana en nuestra página en Facebook. Los resultados nos han sorprendido bastante, ya que esperábamos un empate técnico entre diseño y facilidad de uso, tanto a nivel de votos como de comentarios. Sin embargo, la usabilidad le ha metido una soberana paliza al diseño, que ha quedado en pésimo lugar en el ranking de aspectos más importantes. Así han quedado las votaciones: 

Encuesta
  1. La facilidad de uso (70%)
  2. Que no me haga perder el tiempo (20%)
  3. La velocidad de carga (5%)
  4. El diseño (5%)
  5. Que sea innovador (0%)

Conclusiones

  • Está claro: preferimos sitios web estéticamente sencillos y fáciles de usar, que muy visuales y poco usables.
  • El contenido sigue siendo el rey. No nos gusta entrar en un sitio web y no encontrar la información que buscamos.
  • No es un factor determinante que un sitio web tarde un poco en cargar.
  • Preferimos lo convencional y que funciona sobre lo innovador y que implica un aprendizaje, lo cual refuerza el primer punto.

¿Quieres darnos tu opinión? La pregunta sigue abierta para que votes y/o hagas un comentario al respecto.

Por Rodrigo Álvarez Virgós

 Muchas veces leemos que tal o cual sitio web ha sido atacado por hackers, y lo primero que pensamos es: "Estos iraníes... menudos hachas de la informática". ¿Unos fenómenos? En ocasiones puede que sí, pero en otros casos los sitios web (y quien dice una web, dice una cuenta de Facebook o una tarjeta de crédito) son hackeados por utilizar contraseñas y/o mecanismos poco fiables.

Usa contraseñas seguras.

Con demasiada frecuencia, la contraseña de cualquier email nombre@dominio es el propio nombre o dominio (por ejemplo info, o paco, o frutaspaco para info@frutaspaco.com). Por favor, si es tu caso deja de leer esto y ve corriendo a cambiar tu password.

Tampoco uses nunca 12345678 (y por tanto tampoco 123456 ni 1234... ) como contraseña, son demasiado comunes y fáciles de adivinar. Ni 123123, ni 1111, ni abc123, ni qwerty, ni ninguna otra fácilmente predecible.

Siempre es deseable usar contraseñas cuanto más complejas, mejor. Son más difíciles de recordar, pero también de adivinar o de obtener por el método de la fuerza bruta. Una contraseña de 12 caracteres con letras, números de caracteres no-alfanuméricos (como por ejemplo !a<E:-M^2=LL) es una buena contraseña. Yo suelo usar Password.es para generar contraseñas seguras y aleatorias.

No utilices datos personales en tus contraseñas

Ni tu fecha de nacimiento, ni los nombres de tus hijos, ni tu aniversario, etc. Si lo haces, al menos no des pistas en las redes sociales (donde pregonamos sin pudor nuestros datos personales y familiares).

No uses el mismo password para todo.

Si te descubren la contraseña en un sitio, también tendrán tu contraseña para todo lo demás. Usa una contraseña distinta para cada cosa.

De hecho, ni siquiera tienes porqué saber tus propias claves. Por ejemplo, nosotros no sabemos nuestras contraseñas; si las necesitamos sabemos dónde consultarlas, y el sitio de consulta está bien resguardado bajo una contraseña segura.

También puedes usar un algoritmo para obtener tus claves sin tener que memorizarlas (aunque esto ya es para nota).

No des tus claves a terceros

Parece de sentido común, pero en una ocasión, una persona con la que hablaba por primera vez, me dio por teléfono (y sin yo pedírselo) la clave de su servidor, para que mirara lo que tenía dentro y que le diera un presupuesto para migrarlo todo a otro centro de datos. Lógicamente no lo hice, pero podría habérselo borrado todo (webs, bases de datos cuentas de correo, etc), o cambiar la clave y quedarme con su servidor...

También me encuentro muy a menudo el "No logro configurar el correo, ¿puedes mirar a ver si tú puedes? La clave es ...". Y volviendo a lo que hablábamos antes: el 80% de las veces la contraseña es la misma que el usuario o que el nombre de dominio.

No guardes tu contraseñas

Al menos no en tu portátil, ni en tu móvil, ni en una memoria USB. Piensa por un momento lo que podría pasar si pierdes o te roban cualquiera de estos dispositivos. Tampoco conviene usar la opción de "recordar contraseña" de tu navegador y demás aplicaciones en este tipo de soportes, ni en ordenadores compartidos.

Utiliza conexiones seguras

Si usas un gestor de correo electrónico y tu servidor lo permite, siempre es preferible utilizar la opción de utilizar conexiones seguras (SSL/TSL), tanto en el correo entrante, como en el saliente. Igualmente, intenta usar el protocolo SFTP en lugar de el habitual FTP, y navegar por HTTPS siempre que los sitios web te den la opción de hacerlo.

Por Rodrigo Álvarez Virgós

Web 3.0 Cada día leemos más en Internet el término Web 3.0, pero ¿qué es realmente la Web 3.0? Para tener un poco de perspectiva, y dejando de lado la cuestión de quiénes somos (seguramente tanto tú como yo unos tecnópatas y unos geeks), vamos a ver de dónde venimos y a dónde vamos.

¿De dónde venimos?

En los años 90 los un website se componía de una serie de documentos HTML estáticos que se creaban y mantenían por personal cualificado. Bien entrados los años 2.000 empezaron a proliferar nuevas tecnologías (PHP, ASP, JSP, etc) para conectar los sites con bases de datos y dotarlos de cierta inteligencia, lo que comúnmente llamamos páginas web dinámicas: blogs, gestores de contenidos, wikis, y sobre todo redes sociales... Hoy día cualquiera puede publicar información en la Red sin la necesidad de ser un experto, se produjo un cambio tan brusco en la forma que usamos Internet que se acuñó como Web 2.0 (y por tanto apareciendo a su vez el término Web 1.0).

¿A dónde vamos?

La Web 2.0 es ya tan antigua (una década en Internet es una eternidad) que tenemos mucha prisa en evolucionar hacia algo más novedoso. Sin embargo, ¿ha transformado algo Internet lo suficiente desde el 2.0 como para pensar en una Web 3.0? Pues sí, sobre todo desde la aparición de la tecnología HTML5. Hoy hablamos de geolocalización, de gráficos web en 3D... pero sobre todo hablamos de web semántica.

¿Qué es web semántica?

Las páginas web son documentos HTML que vistos desde un navegador se traducen en algo visual. Si estamos consultando una tienda online, identificamos productos, marcas, categorías, precios, etc por lo que vemos en pantalla. Sin embargo, la naturaleza de la información no va incluida dentro del código HTML, y por tanto un usuario "artificial" (pongamos de ejemplo a Google) es incapaz de distinguir una tienda de un blog o de un foro. Para una máquina, HTML es código sin significado, y es aquí donde entra la web semántica, que define el significado de los contenidos y las relaciones entre ellos.

No es una ciencia nueva, la web semántica no ha nacido con HTML5, pero sí que ha ayudado a que se extienda de forma masiva. Recientemente, los grandes buscadores como Google, Yahoo!, Bing y Yandex crearon Schema.org para mejorar los resultados de sus búsquedas, y hacerlos enriquecidos (rich snippets). Y Shema.org utiliza microdatos, una novedad de HTML5.

Hablaremos más sobre los rich snippets ellos en próximas actualizaciones, pero como una imagen vale más que mil palabras, aquí van algunos ejemplos:

Rich snippet de receta Rich snippet de música Rich snippet de opinión Rich snippets de opinión

Por Rodrigo Álvarez Virgós

¿Es igual que nuestro servidor esté en Alemania o en España? Incluso, ¿es igual que esté en La Rioja o en Madrid? La respuesta, sobre todo desde el punto de vista del posicionamiento, es no.

¿Qué ocurre desde que tecleamos una URL hasta que accedemos a ella?

Nuestro dispositivo se conecta con unos servidores (llamados DNS) de nuestro proveedor de servicios (Telefónica, Ono, etc.) que nos permiten utilizar nombres de dominio en lugar de sus correspondientes direcciones IP. Por ejemplo, es más fácil acordarse de http://nic.es que de http://194.69.254.54, ¿verdad? Además, si no fuera por estos servidores, si mañana nic.es cambiase de dirección, tendríamos que re-memorizar su nueva IP.

Ahora que tenemos una dirección física, nuestro equipo ha de llegar a ella. Para ello, ha de pasar por diversos equipos intermedios, los llamados nodos que forman la telaraña que conocemos como Internet. Lógicamente, cuanto más lejos esté nuestra IP destino, por más nodos tendrá que pasar la señal. El proceso no es tan distinto de cómo se comunica una llamada telefónica.

Aquí vemos la ruta que tiene que trazar un servidor localizado en Madrid, hasta ideasalcubo.net (también ubicada en Madrid), hasta arsys.es (ubicada en La Rioja) y hasta 1and.es (ubicada en Alemania):

Tracert ideasalcubo.net Tracert arsys.es Tracert 1and1.es  

La diferencia es clara, 4 nodos contra 8. El tiempo de respuesta hasta ideasalcubo.net es mucho menor, y desde hace unos meses la velocidad de carga es uno de los principales factores para posicionarse en Google.

Por tanto, si el público objetivo de tu web está en el extranjero, quizás sea interesante contratar un hosting en Alemania, Francia, Estados Unidos... allí donde esté tu target; pero si tu público va a ser mayoritariamente español, posiblemente sea mejor que tu servidor este en España, y preferiblemente en Madrid.

Los siguientes dos vídeos de Matt Cutts, ingeniero jefe de Google, son muy claros a este respecto (en inglés, puedes activar los subtítulos en español):

¿Qué impacto tiene la ubicación del servidor en el posicionamiento?

Vídeo youtube

Google localiza la IP del servidor para hacer coincidir los resultados de búsqueda con el público del país donde esté ubicado, independientemente de si es un .es, un .de, un .co.uk, etc

¿La ubicación geográfica del alojamiento web es uno de los factores significativos para el SEO?

Vídeo youtube

Entonces, ¿no influye la territorialidad del dominio (.es, .fr, .it ...) para posicionar según el país? Sí, influye, pero ¿y en el caso de dominios genéricos (.com, .net, etc)? Google nos da una herramienta a través de sus webmaster tools para vincular el dominio con un país determinado.